Top

Comedia y Tragedia, protagonistas de escenarios romanos

Nos encontramos en el año 123 a.C. El cónsul Quinto Cecilio Metelo conquista Mallorca y se inicia, en este momento, la vida urbana de la isla. Desde ese instante, Pollentia estaba destinada a convertir- se en la ciudad más importante de las Islas Baleares en época romana. Con una situación estratégica gracias a las bahías de Pollença y Alcudia, Pollentia rápidamente creó un núcleo urbano envidiable, con alcantarillado y abastecimiento de agua potable.

Más de 2100 años después, todavía nos quedan resquicios de aquella época dorada.

Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España. Así es como fue declarado en 1963 el Teatro romano de Pollentia.

Nos imaginamos a los romanos paseando entre las calles de La Portella, la que era su zona residencial y que, actualmente, muestra la Casa de los Dos Teso- ros, la Casa del Noroeste y la Casa de la Cabeza de Bronce. Todo ello forma parte de la zona arqueoló- gica que se estudia y conserva en la actual ciudad de Alcudia, y que puede ser visitada.

El Forum (Foro) era la zona pública de las anti- guas ciudades romanas. Su función era comercial, religiosa e incluso administrativa. El Forum romano de la antigua ciudad de Pollentia se encuentra, como no podía ser de otra manera, en la zona más central. Actualmente encontramos restos de este Foro, lo

que actualmente llamaríamos ‘plaza mayor’ de una ciudad. El Templo Capitolino, dos templos menores y una gran área comercial conocida como Tabernae pueden ser visitados actualmente en este Forum, donde actualmente se están realizando todavía traba- jos arqueológicos.

A finales del siglo I d.C., las afueras de la antigua ciudad romana de Pollentia (actualmente conocida como Alcudia) vieron nacer un teatro que tanto debió amenizar los ratos libres de sus ciudadanos. Sin duda, la reina de la corona.

Hasta mediados de los años noventa del siglo XX, el teatro romano de Pollentia era el único edificio lúdico romano conocido en las Islas Baleares.

Aunque en sus primeros descubrimientos se creyó que estos yacimientos guardaban un teatro griego, en 1952, los investigadores Amorós, Almagro y Arribas despejaron toda duda. Los restos arquitectónicos que guardamos en Alcudia son, definitivamente, romanos.

La cávea, la orchestra y la escena, elementos de los que todavía se conserva gran parte, reviven actual- mente su época más esplendorosa durante los meses de agosto, cuando el teatro vuelve a disfrutar de su original actividad: entretener a los habitantes de su ciudad.

Las gradas del teatro todavía se conservan y son, aún hoy en día, localizaciones envidiables para los afortunados que reviven la comedia y tragedia roma- nas desde una verdadera escena del siglo I.

R: Mar Reguant – I: Alejandro Illán